Translate

miércoles, 31 de octubre de 2012

El Esqueje.


El Esqueje.
Un rompiente de verde blando, marca el principio.
Nacimiento anhelado de un retoño en el parterre.
Donde habitó la rosa entre las rosas. La Rosa.
En los comienzos era incoloro, pequeño, translúcido.
Fue tomando ese color portador de la inocencia.
Ese inmaculado, prístino, sin mancha, su lactosidad inmensa.
Reluciendo por su áureo porte,
Su blanco majestuoso. Rosa Blanca.
El esquivo tiempo, transcurre con parsimonia y toma prestado
Le va entregando porte, le va confiriendo la tonalidad
Propia de su adolescencia, ese sonrosado, ambiguo paso
La inconstancia de la juventud, traza sus senderos. Rosa Rosa.
Estudia, investiga, encuentra, toma, rechaza, elige,
Enriquece su ser, tornando en sabiduría todo su ver
Cuán si fuera rosa de Alejandría. Rosa Amarilla.
Sigue rompiendo moldes, trazando líneas, distribuyendo dires
Apropiando diretes, su estómago va controlando las mariposas
Ya va tornando la alegría soñada, aparece el amor, la entrega
El encelamiento, las noches cálidas, sudor tras fragor batallesco
La entrega sin igual entre bambalinas, las perlas ensangrentadas
La confusión perdonada, la pasión. Rosa Roja.
Todo transcurre al son alegre creado con amor, con ilusión
Llega la armonía, la tranquilidad, el sosiego, la esperanza
El compartimento comprensivo, el tú, el yo, el nosotros
Son los años turquesa, protectores, apoyadores de todo
Son límites, en la larga, en la corta, en todas las distancias
Es el tiempo sin tiempo, todo fluye,
Nada se diluye. Rosa Azul Turquesa.
Las pérdidas aparecen, propias de la madurez
Tus ancestros, los míos, llegan las agujas salitrosas
Los momentos desesperados, las partidas, las huidas
Momentos de buenos timoneles, de superaciones,
De ilusiones desechadas
Unos perecen en la tormenta, entre las olas turbulentas
Otras ni tan siquiera comienzan a florecer, mueren en su nacimiento, duros momentos, cuando tornan
La luz al violeta. Rosa Púrpura del Cairo.
Cúmulo de vida, y de muerte. Flores por nacer, otras marchitas
Engendro de belleza acabada, brillo sin luz, ni sol
Elementos sabedores de los pedazos sin reparación
Destrozado en la contienda, apartado del aire, enclaustrado
Entre paredes donde pagar su penitencia, los males infringidos
Momento de mezclas del rojo escarlata con el oscuro manto
Entrega a la gran señora. Vencedora por paciente. Sabedora de la llegada de todos. Antes o después. Ella nos espera. No sabremos reír el último. Siempre la última risa, será de Ella.
Su porte majestuoso inflige respetuoso Miedo. Rosa Negra. 

martes, 30 de octubre de 2012

La Sombra…Noche de Luna.

La Sombra…Noche de Luna.

Es arriesgado, le trataba de decir él, más prudente o cobarde. Ella que como siempre más decidida, cuando algo quería, le convenció. Entre sombras, aprovecharon la luna llena, casi se podía ver los detalles más nimios.
Olor a fruta madura, a explosión de fresas, en una fábrica de mermeladas, se reían diciéndose se imaginaban estar.
Caricias, besos, intensidad emergente en ellos. Apretones, roces y muerdos. Susurros, entregas, gritos ahogados para alentar a toda la plantación. Así fue como ella se entregó la primera vez a su hombre, aunque podría decir a su niño, pues eso eran niños. Rompientes dolorosos placeres, descubrimientos de goces sin mácula, magnetismos que los atraían sin dudas.
Ruidos, voces acercándose, pasos…están aquí. Quienes, preguntó él aterrorizado. Mis hermanos, mi familia, han venido antes, o no, se nos pasó el tiempo volando. Corre a ver qué inventamos, pues como nos cojan así como así nos matan.
Siempre fue pintor aventajado, te hacía caricaturas con un canto de ladrillo. Así sin pensarlo, le dijo, ponte ahí. Contoneó su cuerpo, sobre fondo del transparente lienzo. Tomó la máquina de aliñar los líquidos a las plantas, la cargó de triple ración de sulfatos azules. Se entregó a la creación. Cuando acabaron de llegar los familiares…
Gritos, venid, venid…hay una aparición. Esto es buena suerte, ha aparecido una sombra que nos mira sobre el fondo de ese lateral. Todos al unísono corrieron en busca de las advertencias.
El fuerte olor a los sulfatos concentrados, la nebulosa yacente aún en el rededor, le daban una celestialidad, que ya puestos, surgieron los parecidos. Uau, es la mismísima cara del cristo de los gitanos, dijo el más atrevido. Anda ya, soltó otro, más bien el cachorro de Triana. Tonterías, se lanzó el tercero. Es el comandante, es el Che, si no hay más que mirarle a los ojos.No sabéis quien es. Es el maestro,José Monge, el camarón…si hasta parece que se va arrancar con el romance de luna, no veis que la preñez de la luna invita a ello…
Ella le miró a él, se sonrieron cómplices. Un poco de teatro, habrá que llamar a los periodistas, igual nos viene bien la publicidad, y colocamos todas las fresas que nadie quiere, entre los curiosos que se arrimen a ver las apaaariciones…
En el transcurso de los años lo rememoraban sin desvelar su secreto. Sólo su madre, le decía con una socarrona sonrisa de oreja a oreja. Menos mal que camarón vino a amenizar la fiesta con el romance de luna, si no algunos pasan de la isla para allá.
Madre sonreía ella, no me digas que no ganamos nuestros cuartillos extras con la fresa vendida entre los curiosos. Se lo debéis a él, menudo pintor ehhh…jejeje.
Sí, sí, pero si no sale bien la jugada, la denuncia la tiene que poner por escrito, porque tu padre y tus hermanos le hubieran dejado la boquita para tomar sólo líquidos en unos meses, jejeje. Que ya sabes que eso de pillar a uno solo, les encanta. Aunque sea para darle unas clases de civismo. Mira que marcar el terreno la primera vez en un invernadero.jejeje.
A ellos les daba igual, pues todo salió mejor de lo esperado. Y cuando escuchan a José, desgarrar su romance al viento, llenan sus pulmones de alegría. Además que cada uno, cuando mira, ve lo que quiere ver.Y se escurren en busca de los olores de fresa estrujada, mermeladas y sudores transparentes de los invernaderos. Como aquella primera vez, pero sin miedos.


lunes, 29 de octubre de 2012

Ignición.

Ignición.
Venga vamos…No,  que no…
Mi padre se fue, no volverá hasta oscurecido
Tu madre podría…No, que no…
Ella está deseando, se irá, se entretendrá fuera, jejeje
Podría fallar y podríamos incendiar el trastero, toda la casa
Podría, podría…no, que no digas más, ya podría…
Rodeados de cachivaches, adentraron sus cuerpos acuciosos
Como tu viejo se entere, nos matará…No, que no…
En el retrovisor colgaba el pequeño sujetador,
Dando cuenta del desquite arremolinado, pechos punzantes.
Nunca te noté los colmillos tan largos,
Me has atravesado la yugular, aish…no, que no…
El pequeño Pluto de cabeza balanceante
Se tapó los ojos con sus braguitas,
Bueno, uno de ellos, aquello no era más, que el parche para uno…
Sólo roza, sólo restrégala, sólo la punta para probar…
No, que no… Sí, que sí… Ahora ya…Sí, que sí…
Los gimoteos traspasaron la frágil puerta del trastero,
Las encendidas deflagraciones de amor, de apasionado
Desfloración de inquieta necesidad, aprendida en cuento.
Su madre probó la oferta del mejor dos que una, invento papal.
Con su anatómico cambio de marchas viviente.
Ahogados chirriantes, gritos de cuentos entre escaleras hacia el cielo, edén encontrado, verdadera historia de madre…
No, que no…pares…que no, que, no…paro…
Por qué enciendes la luz…ahora…no, que no…yo no…
Quéééé….aaaahhh en mi Pontiac descapotable del 50…
En esa marcha virginal,
sólo conocedora de las entrenalgas de mamá…No puede seeer.
Fue mamá, mamá no quería que me lo perdiera…
Os mataré cabrones…malnacidos ….mi Pontiac del 50…
Mi bala de plata…me las pagaréis…
Habéis mancillado mi cambio de marchas…
Encendió el motor…no ves como suena….no puede ser…
Está cercano al punto de Ignición…depravados…
No sabéis que tiene vida propia…os mataréééé…
Si lo hicimos con seguridad, hasta el cinturón nos pusimos…
Mejor así no os escapáis…
Cuán sería su amor por su Pontiac del 50…
Dejó el motor encendido…la palanca del cambio de marchas ocupada, con su cinturón no pudo zafarse, roció gasolina el trastero…rasgó la cerilla en su barba de película…
Los ojos de los empalados amantes a punto estaban de despegar de sus órbitas lobulares…
Una sonora carcajada…Jajajaja…mientras la luz se encendía…
La mamá aparecía y contaba riéndose…Igualitos que nosotros…jejejejejejeje…
Cuidadín con la ignición que estamos en verano y nos podemos chamuscar sin querer…hasta en el sitio más inesperado.

domingo, 28 de octubre de 2012

Él…Ella…


Él…Ella…
En todas partes, Se encuentra,
 Sólo debemos verlo
Síntoma de olvido,
La ceguera nos aparta.
Entendimientos tergiversados, podrán aislar
Nunca matar, destruir, el hilo que los adhiere.
Son almas gemelas, con sus posibles hiendas
Como le pasa al símbolo de los opuestos
Incrustaciones de negro sobre blanco e inversos
Rodeados del gran círculo unificador
La tercera puerta, la guía aglutinadora, la Amistad.
Unimos nuestras esencias antes de conocernos
Prueba de ello existe, por tanto, dudas…nunca.
No debemos tocar nada, sólo cuidar
Mecer nuestros sentimientos, la luz nos alumbrará
La brisa envuelve nuestros cuerpos
Mientras las olas salpican nuestros rostros
Al fondo la caleta, sempiterna, testigo de nuestro juramento
Hincando sus afiladas piedras cuan lengua fuerte
En las delicadas fauces del mar receptor
Que trona su melodía, como murmullo aceptador
Conforme el sol eleva su presencia en el horizonte
Nuestros cuerpos brillan, tornan su calidez en pasión
Disfrutan del roce, de la cercanía, del aliento, del aroma
Es pura pasión adornada con diadema de estrellas
La luna reafirma la liga de nuestros seres reflejando
Sobre la bahía cerrada y oronda preñez de brillo enmascarado.
La góndola fluctúa su vaivén al ritmo que le dicta la marea
Y espera paciente para transportarnos hasta el lecho
Conocedor de nuestros secretos más íntimos.
Disfrutémonos, se miraron, se susurraron, se gozaron…
Eterno manjar de dioses, el amor…



viernes, 26 de octubre de 2012

EL Antihéroe ( y IV)


 EL Antihéroe ( y IV)

…Se fue desvirtuando su ilusión, se fue olvidando de para qué entró. De para qué luchó toda su vida. Ya no veía pasar las inmundicias por el centro de la calle. Cada día se parecía más a D. Damián. El barril al pasar por aquella bodega, le miraba, y se reía, si es que se ríen los barriles.
Y llegaron los sacos de almendra a la alacena. Donde hay mucho no se nota un descuido. Y se fue arrimando a los fabricantes de tortas, y fue olvidándose de sus amistades antiguas. Pero las tenía de las nuevas. Y se iban acumulando las ganancias y su vista se iba cegando.
Un día varios de aquellos antiguos pensadores, les conminó a recordar. Él eructó, como  Don Damián, y los llamó malas ratas.  Comenzó a andar tirado para atrás y mirándose los zapatos, empezó a mirar de soslayo a todo aquel que no reverenciaba su paso. Hasta que se topó, con D. Matías. Le dio un abrazo, D. Matías no lo rechazó. Simplemente le dijo, me has defraudado, saliste de la nada, te dejaste muchos entre medio y viviste la miseria. Rechazaste siempre a personajes de su calaña, juraste que te lo haría pagar. Hoy me haces llorar a mí, al verte pasar y aparecérseme D. Damián. Y si te lo digo, pues soy un héroe defenestrado por tu maquinaria. Estás traicionando a todo por lo que luchaste, a todos los que lucharon por hacer posible que llegaras. Estás matando tu propio interior. Te has vendido por un saco de almendras.
Se rió, le tomó por los hombros. D. Matías, siempre tan bueno conmigo, siempre como un padre. Siempre fuiste  mi héroe. Los tiempos cambian y hoy tengo la sartén por el mango. Nadie, te digo nadie, me va a quitar lo que tantos años me ha costado conseguir. No es tiempo para héroes, ni vainas. Seré el Antihéroe, eliminaré como sea a todo héroe de pacotilla y buenas intenciones que se me cruce en mi camino. Bueno con dios quede, agradecido por todo D. Matías.
Me gusta eso, soy el Antihéroe, jajaja. Marchaba la calle arriba como barril de bodega, mirándose sus zapatos.
Las lágrimas irrumpieron en los viejos ojos de su maestro al verlo marchar, con ese seudotipo de dondamián, no sirve ni para ser poderoso, su avaricia le está envenenando. Ojalá encuentres la luz para reconducir ese equivocado camino que decidiste tomar.
(Quiero Pensar, que cambiarás. Quiero pensar que tu pútrido interior, un día volverá a relucir. Quiero pensar, que no me equivoqué al elegirte. Pero seguramente eres víctima del sistema…Por ello sólo Quiero Pensar…El resto que te lo diga Fito antes de las 10…)



jueves, 25 de octubre de 2012

El Antihéore(III)


El Antihéore(III)
…No le llenaba lo que veía, pensaba que las mejoras iban demasiado lentas. Tomó la decisión de juntarse con unos amigos, todos los viernes en una taberna de las que parecen creadas para confabular, como la de los cuentos de Dickens. Está claro que simplemente charlaban, pero los temas del boca a boca iban surgiendo. 
No se sabe quien se le ocurrió nombrar. Por  qué no creamos una alternativa. Una alternativa, nosotros. Pero quienes somos. Nadie, somos personas llenas de ideas y con ganas de dejar de ver siempre como los mismos son los que se ceban y los mismos los que perecen para cebarlos. Es una buena idea, diría otro. Los viernes se convirtieron en reunión obligada, se anotaron nombres, se invitaron a posibles personas interesantes para la causa que se estaba fraguando.
La forma estaba reglada, decidieron entre todos quienes formarían el cartel que presentarían a los ciudadanos. En el camino se quedaron muchos buenos pensadores que se limitaron a dar ideas, pero prefirieron no entrar en política. Algunos argumentaron que las circunstancias obligarían muchas veces a tomar decisiones muy fuertes y no veía la homogeneidad en el grupo como para soportarlas. A ver notaba demasiados vientos discordantes. Lo cierto que el cartel se presentó, y sorpresa. Dada la apatía de los ciudadanos por los políticos situados hacía años, sea como castigo hacia éstos, fuera por la ilusión que despertó un tan variopinto del elenco electoral, consiguieron una mayoría simple.
Empieza la guerra, juntas, reuniones, acuerdos, hay que formar gobierno y hay que pactar para dar estabilidad. Nadie quiere arriesgar a no poder hacer nada con las manos atadas. Los unos tiran del manto hacia sí, los otros hacia allá. Lo cierto que se llegó a un acuerdo antinatura. Mezcla de curritos, con estudiantes, con conservadores terratenientes, de hijos de herencias bestiales. Pero todo eso no fue impedimento para que el día de su nombramiento como gobernador se jactara de su procedencia y la grandeza de este nuevo sistema político, que le brindaba la oportunidad a un desarrapado llegar a gobernar. Los días dieron fruto a los meses, los aprietos y peleas, las luchas entre compañeros, por el hacer.
 Olvidaban poco a poco, para qué entraron allí. Todos empezaban a hablar de qué día el banco ingresó, cuánto ingresó. Las dietas son pocas, vamos a subirnos los sueldos. Porque aquí trabajamos como bestias y ganamos apenas tres veces lo que gana uno currando en trabajos para mortales…